Bots rusos: mucha injerencia, ¿poca influencia?

Abundan los estudios sobre el crecimiento de la desinformación –de diversos orígenes– y de las noticias falsas, las fake news, a través de las redes sociales y otros sistemas de transmisión. Pero no tantos sobre su impacto real. Y este puede ser menor que el que se supone. Al final los bots rusos, chinos u otros pueden generar mucha injerenciaSigue leyendo “Bots rusos: mucha injerencia, ¿poca influencia?”

Más comunicación, más discordia

Las redes sociales no solo no acercan, sino que acentúan los prejuicios políticos y la polarización ¿Hablando se entiende la gente? Tuiteando, que es, supuestamente, una forma de hablar, parece que no. Más comunicación produce más polarización. Al menos es lo que refleja un importante e interesante experimento llevado a cabo en EE UU por sociólogos deSigue leyendo “Más comunicación, más discordia”

Colonialismo digital

Entre los 20 primeros gigantes de la economía digital no hay ninguna empresa europea Los ciudadanos, o peor, los meros usuarios, en Europa (y otros lugares) nos hemos vuelto dependientes de los servicios de Google y/o de Apple, incluidos sus sistemas operativos para móviles —solo cabe elegir entre Android e IOS—, de Amazon, de FacebookSigue leyendo “Colonialismo digital”

Los medios están desconectados de los grandes problemas de la gente

Cada vez estoy más convencido de que la política y los medios están desconectados de los grandes problemas de la gente. No es descubrir nada nuevo el señalar que ambos diseñan la agenda política, o, como se dice ahora, el discurso político. En las últimas fechas no se ha hablado de otra cosa que deSigue leyendo “Los medios están desconectados de los grandes problemas de la gente”

Odio a los indiferentes también por esto: porque me fastidia su lloriqueo de eternos inocentes

Estoy observando hace ya tiempo que cuanto más trabajado y elaborado es un artículo mío, menos lo lee y lo comenta la gente. Eso sí, alguno tiene la deferencia de darle al ratón para decir “me gusta”. Al respecto quiero hacer una referencia. A un amigo, al que tuve la deferencia, insisto deferencia, de colgarleSigue leyendo “Odio a los indiferentes también por esto: porque me fastidia su lloriqueo de eternos inocentes”

¿Renunciar a Google o a Facebook?

La gente parece más dispuesta a quedarse sin redes sociales o series que sin buscador o correo electrónico, lo que refleja un orden de prioridades y de bienestar. La electricidad cambió en su día más la vida de la gente que Internet o la digitalización. Para empezar, la Red no hubiera sido posible sin aquella.Sigue leyendo “¿Renunciar a Google o a Facebook?”

El niño Gabriel y las redes sociales

Solo un inmenso dolor y la más absoluta reprobación puede generar el trágico desenlace de la desaparición de Gabriel Cruz, un niño de 8 años que ha tenido en vilo a España durante trece días. Que la tierra le sea leve y su familia pueda rehacerse, tiempo mediante, de tal desgracia. Y al hilo deSigue leyendo “El niño Gabriel y las redes sociales”

Redes sociales en China: al régimen le importa más lo que hace que lo que dice la gente

Internet es esencial para un país subido en la gran ola tecnológica como China. Pero le plantea problemas de control al régimen. Más allá de su Gran Cortafuegos, el régimen chino tiene un elaborado sistema de censura y manipulación de las redes sociales. Lo acaba de demostrar cortando el acceso a WhatsApp a las puertas del importanteSigue leyendo “Redes sociales en China: al régimen le importa más lo que hace que lo que dice la gente”

Reflexiones sobre la revolución digital. Por Cándido Marquesán

La aparición de Internet y la revolución digital son los hechos más importantes en las tres últimas décadas, por la cantidad de información que generan, tal como destaca Robert W. Mchesney en su libro Desconexión digital. Cómo el capitalismo está poniendo a Internet en contra de la democracia. Título muy explícito. Eric Schmidt de GoogleSigue leyendo “Reflexiones sobre la revolución digital. Por Cándido Marquesán”

El dilema de lo digital

Me levanto, y lo miro. Antes de dormir, le echo un último vistazo. Con los colegas, más de lo mismo. Hasta de fiesta. O incluso mientras bajo a comprar el pan. Bueno… y, por supuesto, también para desconectar del estudio. Siempre está al alcance de mi mano. El asunto es tocarlo, aunque solo sea duranteSigue leyendo “El dilema de lo digital”